El pequeño Bangkok de Barcelona

Pequeño gran tailandés

Image

Muchos de los numerosos seguidores de El Petit Bangkok están de enhorabuena. Este magnífico lugar, al que era muy difícil poder asistir por falta permanente de mesa y un horario reducido, ha abierto nuevas puertas muy cerca de donde triunfó. Ahora Dani presume de tener una señora cocina, amplia, con luz, que permite al joven equipo seguir ofreciendo estos platos tan bien preparados “como lo hacíamos en el otro local”, asegura. Y es cierto.

El Petit crece, pero no se deforma, ni vivirá la crisis del desarrollo gracias al ‘ honestidad y el buen hacer de Dani y su equipo. No es casualidad que los grandes aficionados a la cocina tailandés lo consideren el mejor.

Como siempre es aconsejable iniciar el placer con los rollitos, ya sean los tailandés de pollo con verduras, los de gambas o los POH propia sod , rollitos frescos de pasta de arroz con gambas, verduras y menta frescas, llamados nem en Vietnam. Gustosos, consistentes y con la frescura que combinada con la salsa prudentemente picante regalan al paladar un momento casi sublime. Para los amantes del picante, los rollitos de pasta de arroz con pato, verduras y menta fresca.

La noche de la visita nos premió con rollitos frescos, aunque dudamos ante las tentadoras brochetas de pollo marinado con salsa de tamarindo y maní. Una sopa de leche de coco, la tomo kha kai , con aromas de hierbas tailandés y trocitos de pollo, aportó la picardía de la noche. Una sopa, si puede ser un poco picante, es sana, nutritiva y estimulante para antes de acostarse y que Mafalda nos disculpe.

Los vegetarianos tienen en El Pequeño Bangkok un festival. Desde los rollitos vegetarianos hasta las brochetas de tofu fresco con salsa de cacahuetes y tamarindo o las empanadas vegetarianos rellenos de setas, castañas y verduras, únicos por su sabor y mezcla de texturas.

Sin faltar el wok. Y podemos combinarlo con lo que más nos guste de carne (pollo, cerdo, ternera, pato), pescado, langostino, sepia o vegetales con tofu para los vegetarianos. El pad khing , salteado de verduras con jengibre y shiitake, es un favorito.Pero el festival lo conforman los kaeng kati , los currys, verde o rojo, o el masssaman , idóneo para langostinos, o el amarillo, que se puede combinar con vegetales o pato.

El kao Suai , el arroz blanco tailandés perfumado, o el khao ob sabe parodia , salteado con gambas, curry, verduras, piña y pasas, son una pasada.

Precio:  De 20 a 30 €

Carrer de Saragossa, 85  08006 Barcelona

Anuncios